Artículos

 

Fundación Produce Sinaloa, A.C. organiza por quinto año consecutivo, en coordinación con organismos de productores, su Jornada de Transferencia de Tecnología para el Cultivo de Garbanzo que se realizará en el salón Chamicaris, del Hotel York, en Guamúchil, Sinaloa, el 26 de septiembre de 2008.

   Los temas son: Avances del programa de formación de variedades de garbanzo en el estado de Sinaloa, Alternativas de bajo impacto ecológico para el control del mildiu de garbanzo en Angostura, Procesos para la industrialización de garbanzo para la obtención de productos de valor agregado en Sinaloa, Control de malezas en el cultivo de garbanzo, Identificación de plantas de garbanzo de la variedad Blanco Sinaloa 92 con actividad glucanasa y quitinasa resistentes a la rabia del garbanzo, Perspectivas de comercialización y Situación actual y perspectivas del sistema Producto Garbanzo.

   Consulte el programa en www. fps.org.mx o llame al teléfono: (667) 846 11 25 y 846 10 97. La entrada es libre.

 
Edgardo Cortez Mondaca y
Francisco J. Orduño Cota


La escama parlatoria del mango significa un grave riesgo para California, Estados Unidos. En caso de detectarse su presencia, la importación de mango de la región norte de Sinaloa puede cancelarse y/o condicionar su compra a que la fruta sea sometida a un tratamiento hidrotérmico, con el riesgo de afectar su calidad y encarecer su proceso de empaque.

   La escama provoca dos tipos de daños: directo al afectar la apariencia de la fruta del mango (Figura 1) e indirecto por afectar el vigor y desarrollo de los árboles. En este último caso, se alimenta de la savia de los tejidos de tallos, ramas tiernas, raquis y hojas. En infestaciones severas, los tallos jóvenes y ramas tiernas se cubren con la plaga y se marchitan. Se desconoce si la presencia de la plaga en el fruto ocasiona otros efectos indeseables, aparte de demeritar la apariencia.

   Fundación Produce Sinaloa, A.C. apoyó desde 2004 a 2006 proyectos de investigación con el propósito de desarrollar estrategias para el control de la escama. En la temporada 2006/2007 se validó un programa de Manejo Integrado de Plagas (MIP) de la escama parlatoria. Además, en esa misma temporada, la Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle del Fuerte realizó una campaña para el combate de esa plaga, mediante dos aspersiones de insecticidas biorracionales (aceite mineral e insecticida a base de nim).

Campo Experimental Valle de El Fuerte del INIFAP.
Junta Local de Sanidad
Vegetal del Valle de El Fuerte

En el norte de Sinaloa se han detectado siete enemigos naturales de escamas: la catarinita Zagloba sp. (Figura 2), la catarinita Azya sp. y la catarinita roji-negra Chilocorus cacti (Figura 3); las crisopas carga basura C. claveri y Ceraeochrysa valida (Figura 4); y los parasitoides Aphytis nr comperei y Encarsia citrina Craw.

   En la región se presentan otras dos especies de escamas plaga, la escama blanda Coccus mangiferae (Green) (Figura 5) presente en mango sobretodo en árboles de traspatio y Ceroplastes floridensis Comstock (Fig. 6), (Hemiptera: Coccidae), que infesta severamente mango variedad Ataulfo, y se presenta en bajas poblaciones en otras variedades de mango. Ambas pueden ser controladas con las medidas del programa de manejo integrado contra la escama parlatoria.

   Los nombres comerciales y las dosis de los insecticidas mencionados, así como información más detallada pueden ser preguntados al personal técnico de la Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle de El Fuerte o comunicándose al teléfono (687) 896-03-20 o a la dirección electrónica: cortez.edgardo@inifap. gob.mx. O bien asista al Campo Experimental Valle de El Fuerte, en Juan José Ríos, Guasave, Sinaloa.

Existen diferentes sistemas de pastoreo rotacional. Enseguida describimos cada uno de ellos.

Rotacional de dos potreros o alternos

El área de pastoreo se divide en dos potreros y el ganado utilizará cada espacio durante 28 días y descansará el mismo periodo para su recuperación. En este sistema, aplicado en praderas de temporal, se puede presentar el problema de que la segunda división se pastoree a los 56 días de iniciadas las lluvias.

   Para evitar lo anterior, proceda a que el primer potrero se inicie su aprovechamiento con los animales a los 14 días después de la primera lluvia, dándole el mismo tiempo de pastoreo (14 días), para que el segundo potrero inicie el pastoreo a los 28 días, mismo periodo que durarán los animales en pastoreo. Esto permitirá que el primer potrero se recupere y se inicie el segundo, y así sucesivamente continuar los pastoreos, mientras que los pastizales presenten recuperación. El pastoreo rotacional de las praderas permitirá un aprovechamiento óptimo y mayor duración de la pradera.

Rotacional de cuatro potreros

El área de pastoreo se divide en cuatro potreros y el ganado utilizará cada potrero durante nueve días en pastoreo y posteriormente se pasa al siguiente potrero y se deja el primero en descanso.

   Al terminar el pastoreo del cuarto potrero, el primero tendrá 27 días de recuperación y estará en condiciones óptimas de iniciar el segundo pastoreo del primer potrero y así sucesivamente en el resto de cada uno de ellos.

   Para lograr lo anterior, inicie el pastoreo del primer potrero a los 14 días después de la primera lluvia; los otros tres pastoréelos durante siete días, de tal manera que al iniciar el pastoreo del último potrero, la pradera tenga 28 días de recuperación y el primer potrero los tenga de descanso.

Rotacional con cercos eléctricos

El manejo con este sistema de cercos permite aprovechar la pradera más eficientemente: podrá disponer del número de franjas en pastoreo que se programen desde el inicio, siempre y cuando se tome como referencia que una pradera tiene una recuperación de 28 a 36 días después del primer pastoreo o de la primera lluvia.

   El número mínimo de franjas son 16 con duración de pastoreo de dos hasta 28 días con periodos de pastoreo diarios. Otra de las ventajas que presenta este sistema, es que el exceso de forraje puede destinarse a conservación por el método de henificado.

El programa de Manejo Integrado de Plagas se resume en seis puntos:

1) Podas fitosanitarias de ramas infestadas, después de la cosecha.

2) Monitoreo de la población plaga: adultos machos (Figura 3) en trampas de impactación amarillas con pegamento y escamas en frutos.

3) Liberación de crisopa carga-basura Ceraeochrysa claveri (Navás).

4) Aspersión de insecticidas reguladores de crecimiento, insecticidas botánicos y aceite mineral.

5). Control biológico por conservación y aprovechamiento de enemigos naturales, como medida adicional para contribuir al manejo de otras especies de escamas.

6). Combate de hormigas.

   La poda fitosanitaria consiste en eliminar ramas y follaje infestado con la escama, de preferencia después de la cosecha, pero puede realizarse hasta antes del inicio de la aparición de los botones florales. Las ramas eliminadas deben quemarse, para eliminar al insecto.

   El monitoreo de la fluctuación poblacional de machos adultos de la escama y de estados inmaduros y hembras adultas debe hacerse durante todo el año, pero más que nada de febrero a mayo para, de ser necesario, realizar aspersiones de insecticidas biorracionales no contempladas, además de las recomendadas en la primera quincena de diciembre y en la última semana de marzo, previo a cuando las escamas inmaduras invaden los frutos (la más importante) y una más alrededor del 15 de mayo.

Se recomienda utilizar insecticidas biorracionales evaluados previamente:

1). Buprofezin 100 cm3 por 150 litros (L) de agua más extracto de nim, de 1.5 a 2.0 L/ha.

2). Buprofezin 100 cm3 por 150 L de agua más aceite mineral de 2 a 3% de concentración de acuerdo a la cantidad de agua utilizada en la aspersión (ejemplo 3% = 3 litros de aceite en 100 L de agua).

3). Extracto de nim de 1.5 a 2.0 litros por hectárea más aceite mineral de 2 a 3%.

   Se recomienda asperjar los insecticidas mediante una aspersora que nebulice bien la aspersión y con un gasto de agua de alrededor de 500 litros de agua por hectárea.

   Cuando la incidencia de la escama parlatoria no es muy elevada, por ejemplo, cuando el número promedio de escamas por hoja van generalmente de 1 a 20, en la mayoría de las hojas infestadas presentes en los árboles de un huerto, el insecticida Buprofezin puede ser utilizado una ocasión por temporada, en lugar de dos, y el aceite y el extracto de nim pueden ser usados a dosis bajas.

   Es recomendable liberar 72 huevecillos de crisopa carga basura (Figura 4) por árbol directamente en sus ramas, en la primera quincena de noviembre, segunda quincena de febrero y segunda de marzo; de no contar con esta especie de depredador se puede utilizar la crisopa Chrysoperla carnea, pero en cantidades mayores (100 huevecillos por árbol).

   A mediano plazo, alrededor de tres años, se pretende que el manejo de la escama parlatoria sea más que nada ejercido por la fauna benéfica natural presente en las huertas de mango de la región (control biológico por conservación); de esta forma, y por consecuencia, otros insectos fitófagos que aun no alcanzan el estatus de plagas de importancia económica podrán seguir manteniendo poblaciones bajas.

Juan Esteban Reyes Jiménez
César Oscar Martínez Alvarado

En Sinaloa, las especies de pastos más predominantes son Callie, LLanero, Buffel, Guinea, Estrella de África, Pará y Braquiarias; sin embargo, en la actualidad por los cambios climáticos registrados (principalmente de precipitación) han provocado que especies como LLanero y algunas Guineas tiendan a desaparecer en pocos años.

   A lo anterior, hay que agregar el sobrepastoreo por el ganado bovino al que han estado expuestas las praderas y ha ocasionado que haya disminuido su potencial de producción de forraje como consecuencia en la pérdida de cobertura.

   Especies como Pretoria 90 y Tanzania han mostrado buena potencia de adaptabilidad y rendimiento para las condiciones de temporal del sur de Sinaloa. A continuación se indica la manera de aprovechar adecuadamente estos pastos para asegurar una persistencia a lo largo de los años.

   El éxito de las praderas depende del manejo: desde su establecimiento hasta el aprovechamiento del pasto por los animales en pastoreo y las diferentes prácticas de conservación del forraje a través del tiempo.

   Las praderas sembradas durante la época de lluvias, pueden aprovecharse con pastoreos leves desde la última semana de noviembre, para dar oportunidad a las plantas que produzcan semilla y haya una resiembra natural con las lluvias del siguiente ciclo de temporal. Este primer pastoreo debe ser ligero y el consumo del pasto no exceda los 20 centímetros de la superficie del suelo. En caso de ultilizar praderas establecidas en el temporal anterior, debe de realizar un pastoreo de los potreros como a continuación se detalla.

   El pastoreo rotacional es un sistema intensivo de manejo de las praderas en donde se aprovecha al máximo el potencial de los pastos en etapas tempranas de su desarrollo y nutritivos. Al utilizarlos en condiciones óptimas, la calidad y producción de forraje son mayores que cuando se usa un pastoreo continuo.

   Existen diferentes formas de someter a las praderas a un pastoreo rotativo; sin embargo, este sistema dependerá de los recursos y equipo del productor. Es conveniente que se siga cualquiera de los siguientes sistemas de pastoreo: rotacional de dos potreros o alternos, rotacional de cuatro potreros o rotacional con cercos eléctricos.

Campo Experimental Valle de Culiacán. INIFAP
Fundación Produce Sinaloa, A. C.

La calidad nutritiva determinada de los pastos Tanzania y Pretoria 90 a las cinco semanas de rebrote para las condiciones del sur de Sinaloa en condiciones de temporal se presenta en el Cuadro 1.)

Calidad nutritiva

Más artículos...