Artículos

En el norte de Sinaloa se han detectado siete enemigos naturales de escamas: la catarinita Zagloba sp. (Figura 2), la catarinita Azya sp. y la catarinita roji-negra Chilocorus cacti (Figura 3); las crisopas carga basura C. claveri y Ceraeochrysa valida (Figura 4); y los parasitoides Aphytis nr comperei y Encarsia citrina Craw.

   En la región se presentan otras dos especies de escamas plaga, la escama blanda Coccus mangiferae (Green) (Figura 5) presente en mango sobretodo en árboles de traspatio y Ceroplastes floridensis Comstock (Fig. 6), (Hemiptera: Coccidae), que infesta severamente mango variedad Ataulfo, y se presenta en bajas poblaciones en otras variedades de mango. Ambas pueden ser controladas con las medidas del programa de manejo integrado contra la escama parlatoria.

   Los nombres comerciales y las dosis de los insecticidas mencionados, así como información más detallada pueden ser preguntados al personal técnico de la Junta Local de Sanidad Vegetal del Valle de El Fuerte o comunicándose al teléfono (687) 896-03-20 o a la dirección electrónica: cortez.edgardo@inifap. gob.mx. O bien asista al Campo Experimental Valle de El Fuerte, en Juan José Ríos, Guasave, Sinaloa.

Juan Esteban Reyes Jiménez
César Oscar Martínez Alvarado

En Sinaloa, las especies de pastos más predominantes son Callie, LLanero, Buffel, Guinea, Estrella de África, Pará y Braquiarias; sin embargo, en la actualidad por los cambios climáticos registrados (principalmente de precipitación) han provocado que especies como LLanero y algunas Guineas tiendan a desaparecer en pocos años.

   A lo anterior, hay que agregar el sobrepastoreo por el ganado bovino al que han estado expuestas las praderas y ha ocasionado que haya disminuido su potencial de producción de forraje como consecuencia en la pérdida de cobertura.

   Especies como Pretoria 90 y Tanzania han mostrado buena potencia de adaptabilidad y rendimiento para las condiciones de temporal del sur de Sinaloa. A continuación se indica la manera de aprovechar adecuadamente estos pastos para asegurar una persistencia a lo largo de los años.

   El éxito de las praderas depende del manejo: desde su establecimiento hasta el aprovechamiento del pasto por los animales en pastoreo y las diferentes prácticas de conservación del forraje a través del tiempo.

   Las praderas sembradas durante la época de lluvias, pueden aprovecharse con pastoreos leves desde la última semana de noviembre, para dar oportunidad a las plantas que produzcan semilla y haya una resiembra natural con las lluvias del siguiente ciclo de temporal. Este primer pastoreo debe ser ligero y el consumo del pasto no exceda los 20 centímetros de la superficie del suelo. En caso de ultilizar praderas establecidas en el temporal anterior, debe de realizar un pastoreo de los potreros como a continuación se detalla.

   El pastoreo rotacional es un sistema intensivo de manejo de las praderas en donde se aprovecha al máximo el potencial de los pastos en etapas tempranas de su desarrollo y nutritivos. Al utilizarlos en condiciones óptimas, la calidad y producción de forraje son mayores que cuando se usa un pastoreo continuo.

   Existen diferentes formas de someter a las praderas a un pastoreo rotativo; sin embargo, este sistema dependerá de los recursos y equipo del productor. Es conveniente que se siga cualquiera de los siguientes sistemas de pastoreo: rotacional de dos potreros o alternos, rotacional de cuatro potreros o rotacional con cercos eléctricos.

Campo Experimental Valle de Culiacán. INIFAP
Fundación Produce Sinaloa, A. C.

La calidad nutritiva determinada de los pastos Tanzania y Pretoria 90 a las cinco semanas de rebrote para las condiciones del sur de Sinaloa en condiciones de temporal se presenta en el Cuadro 1.)

Calidad nutritiva

 
Los principales problemas que enfrenta el cultivo de soya en Sinaloa son:

1. Altas infestaciones de mosca blanca de la hoja plateada (MBHP).

2. Falta de variedades resistentes a esta plaga y a los geminivirus que esta plaga transmite a los cultivos.

3. Escasa existencia de semilla de variedades tolerantes al daño de mosca blanca.

4. En algunos años ha habido problemas que ocasionaron una drástica reducción de la superficie cultivada como es la escasa disponibilidad de agua para riego en las presas regionales.

5. Mediante el proyecto de investigación ?Formación de variedades de soya, con alto potencial de rendimiento, tolerantes a mosca blanca y geminivirus, con calidad de grano y amplia adaptación para el estado de Sinaloa? se puede incidir en la formación de variedades resistentes a mosca blanca y geminivirus para evitar incrementos en los costos de producción.

Existen diferentes sistemas de pastoreo rotacional. Enseguida describimos cada uno de ellos.

Rotacional de dos potreros o alternos

El área de pastoreo se divide en dos potreros y el ganado utilizará cada espacio durante 28 días y descansará el mismo periodo para su recuperación. En este sistema, aplicado en praderas de temporal, se puede presentar el problema de que la segunda división se pastoree a los 56 días de iniciadas las lluvias.

   Para evitar lo anterior, proceda a que el primer potrero se inicie su aprovechamiento con los animales a los 14 días después de la primera lluvia, dándole el mismo tiempo de pastoreo (14 días), para que el segundo potrero inicie el pastoreo a los 28 días, mismo periodo que durarán los animales en pastoreo. Esto permitirá que el primer potrero se recupere y se inicie el segundo, y así sucesivamente continuar los pastoreos, mientras que los pastizales presenten recuperación. El pastoreo rotacional de las praderas permitirá un aprovechamiento óptimo y mayor duración de la pradera.

Rotacional de cuatro potreros

El área de pastoreo se divide en cuatro potreros y el ganado utilizará cada potrero durante nueve días en pastoreo y posteriormente se pasa al siguiente potrero y se deja el primero en descanso.

   Al terminar el pastoreo del cuarto potrero, el primero tendrá 27 días de recuperación y estará en condiciones óptimas de iniciar el segundo pastoreo del primer potrero y así sucesivamente en el resto de cada uno de ellos.

   Para lograr lo anterior, inicie el pastoreo del primer potrero a los 14 días después de la primera lluvia; los otros tres pastoréelos durante siete días, de tal manera que al iniciar el pastoreo del último potrero, la pradera tenga 28 días de recuperación y el primer potrero los tenga de descanso.

Rotacional con cercos eléctricos

El manejo con este sistema de cercos permite aprovechar la pradera más eficientemente: podrá disponer del número de franjas en pastoreo que se programen desde el inicio, siempre y cuando se tome como referencia que una pradera tiene una recuperación de 28 a 36 días después del primer pastoreo o de la primera lluvia.

   El número mínimo de franjas son 16 con duración de pastoreo de dos hasta 28 días con periodos de pastoreo diarios. Otra de las ventajas que presenta este sistema, es que el exceso de forraje puede destinarse a conservación por el método de henificado.

Franklin Gerardo Rodríguez Cota

El Campo Experimental Valle de El Fuerte liberará el 2009 al menos una variedad de soya resistente a mosca blanca con amplia adaptación en el estado de Sinaloa y en el 2010 liberará otra más, con rendimientos que superarán del 5 al 7% de los 2, 400 kg que reporta la variedad Nainari (Héctor), liberada en 1998.

Este proyecto de mejoramiento genético llamado ?Obtención de variedades de soya con alto potencial de rendimiento, tolerantes a mosca blanca y geminivirus, con calidad de grano y amplia adaptación para el estado de Sinaloa? es apoyado por Fundación Produce Sinaloa, A.C. y bajo la responsabilidad de este autor.

Con el propósito de informar a productores, técnicos, autoridades y público en general los avances de investigación sobre la formación de variedades de soya con resistencia a mosca blanca y geminivirus en Sinaloa se realizará un día demostrativo el viernes 5 de septiembre de 2008 en las instalaciones del Campo Experimental Valle de El Fuerte, en Juan José Ríos, Guasave, Sinaloa.

Avances del proyecto

Actualmente se tienen en estudio en los diferentes ensayos de rendimiento cerca de 150 líneas avanzadas, previamente seleccionadas, por su reacción a mosca blanca y geminivirus, potencial de rendimiento y otras características agronómicas deseables como resistencia a acame, grano de calidad, rango de adaptación, ciclo vegetativo y sanidad.

Además de lo anterior, se cuenta con cerca de 350 líneas de reciente formación que serán evaluadas por rendimiento y otras características deseables este ciclo primavera-verano 2008-2008 y se está avanzando en cuatro poblaciones de cruzamientos realizados en 2006, y validando en diferentes ambientes (Campo Experimental Valle de El Fuerte, Guamúchil y valle de El Carrizo), líneas y variedades de soya, con el propósito de mostrar a técnicos y productores las ventajas de las variedades ya existentes que manifiestan resistencia a mosca blanca y con la información que con estas validaciones se genere, tomar la decisión de qué línea liberar como nueva variedad para Sinaloa.

Campo Experimental Valle de El Fuerte del Instituto Nacional de Investigaciónes Forestales, Agricolas y Pecuarias (INIFAP).

Cuadro 1. Comparación de medias de rendimiento del ensayo de líneas resistentes a mosca blanca y geminivirus en dos ambientes y ciclos de evaluación.
 1. Campo Experimental Valle de El Fuerte.
2. Campo Experimental Valle de Culiacán.
Cuadro 2. Comparación de medias de rendimiento del lote de validación de líneas y variedades de soya en tres ciclos de evaluación.

La soya es el principal componente de las oleaginosas producidas en el mundo, ésta representa cerca del 60%. La demanda de soya en México en 2006 fue de tres millones 658 mil toneladas.

   La producción de las oleaginosas en nuestro país ha registrado desde la década de los ochenta y noventa del sigo XX, una marcada tendencia a la baja, que origina una dependencia, respecto a las importaciones para satisfacer la demanda de la industria aceitera como la de alimentos balanceados.

   La drástica caída de la producción de oleaginosas en México ha provocado que la dependencia del exterior se haya incrementado de 80% en 1994 a 95.8 % en 2006. En este año, sólo el 4.2% de las oleaginosas procesadas en el país fueron de origen nacional.

   A pesar de que México es totalmente deficitario en la producción de granos oleaginosos, se ubica en el lugar número 11 en cuanto a la producción de aceites y grasas comestibles. Por lo que cualquier volumen que se produzca regionalmente tiene asegurada su comercialización en la industria regional o nacional.

Más artículos...