Fundación Produce Sinaloa, A.C.

Miércoles
23 de abril de 2014
Tamaño
  • Aumentar Tamaño de la letra
  • Tamaño de la letra Automatico
  • Decrementar tamaño de la letra

Medidas preventivas para el control de plagas en maíz

Imprimir

Figuras 1 y 2. Adultos macho y hembra de gusano cogollero.Se pronostican poblaciones elevadas de insectos plaga de inicio de temporada en maíz, especialmente para las primeras fechas de siembra

Debido a las siembras extraordinarias de maíz y sorgo en febrero y parte de marzo de 2011, se registró la presencia de una gran cantidad de ambos cultivos en el subciclo agrícola primavera-verano (P-V), es decir, una enorme disponibilidad de alimento para los insectos-plaga.
   Las repercusiones no se hicieron esperar: a pesar de las heladas, el gusano trozador, el gusano cogollero, los trips, la araña roja y la mosca de los estigmas se presentaron en elevadas poblaciones provocando daños y, en consecuencia, numerosas aspersiones de insecticidas.
   El maíz, sobre todo, se sembró en fechas tardías de primavera-verano, registrando de manera inédita cientos de miles de hectáreas desarrollándose en un periodo en el que generalmente la superficie es mucho menor y se encuentra normalmente en etapas de desarrollo fenológico más avanzadas.
Elevadas poblaciones de insectos-plaga de inicio de temporada del maíz, como el gusano trozador, gusano cogollero y trips, entre otros se fueron a otros cultivos u hospederas silvestres, y actualmente están en espera de que el cultivo se establezca, ahora en otoño-invierno (O-I). Es decir, se pronostican poblaciones elevadas de insectos plaga de inicio de temporada en maíz, especialmente para las primeras fechas de siembra en el ciclo 2011-2012. 
   Por lo anterior, se presentan las siguientes:

 Figura 3. Gusano trozador dañando una planta de maíz.Recomendaciones

  1. En primer lugar es importante no alarmarse: realizar aplicaciones innecesarias de insecticidas solo empeorará la situación, incrementando los costos de producción y el riesgo de seleccionar resistencia de los insectos a los insecticidas y provocando el incremento de poblaciones para fechas de siembra subsecuentes.
  2. Tratar la semilla con insecticida sistémico para proteger el cultivo durante las primeras semanas de desarrollo contra gusano trozador, gusano soldado y cogollero, y trips. Se puede emplear acefate (Orthene® TS) o thiodicarb (Semevin®), entre otros.
  3. Sembrar en el periodo recomendado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), mediados de octubre y todo noviembre (ver nota de "Recomendaciones para optimizar los riegos en maíz").
  4. Asesorarse por un inspector de campo capacitado y responsable.
  5. Realizar inspecciones de campo (muestreos) en intervalos de cuatro a cinco días a partir de la nacencia del cultivo, recorriendo la mayor superficie del terreno.
  6. Realizar una acción de control cuando sea realmente necesario; para el caso de aplicación de insecticidas, sujetarse al umbral de daño económico determinado para el insecto plaga de que se trate.
  7. Utilizar insecticidas autorizados para el cultivo de maíz (dosis recomendada por el fabricante): no exceder la dosis y, de preferencia, no realizar mezclas de insecticidas para control de una sola especie plaga.
  8. Si es necesario, consultar en dependencias de investigación, u otras, sobre resultados de pruebas de efectividad biológica de insecticidas viables aplicar o sobre otras características de estos, como residualidad, selectividad, modo de acción, etcétera.
  9. Procurar evitar insecticidas convencionales de amplio espectro con 25 años o más en el mercado, ya que son altamente contaminantes.
  10. En el caso de emplear insecticidas biorracionales, a base de extractos vegetales o minerales, aplicarlos de forma preventiva antes de alcanzar el umbral de daño económico determinado para cuando se utilizan insecticidas convencionales.
  11. Liberar crisopa a partir de que se observen los primeros huevecillos o larvas pequeñas de gusano soldado, o gusano cogollero a intervalos semanales, hasta que el cultivo alcance los 40 centímetros (cm) de altura; en caso de realizar alguna aspersión de insecticida convencional de amplio espectro, suspender la liberación del depredador durante una semana.
  12. Establecer una densidad de siembra adecuada y corroborarla a la nacencia, con un número de plantas suficientes puede ser innecesario aplicar control químico contra gusano trozador o gusano cogollero actuando como barrenador del tallo.

Otras sugerencias generales

  1. Eliminar malas hierbas, hospederas de plagas alrededor y en el terreno a sembrar oportunamente, iniciando unas tres semanas antes de la siembra.
  2. Seleccionar un híbrido con buen potencial de rendimiento y semilla de calidad.
  3. Mantener en buen estado el equipo de aspersión, calibrarlo adecuadamente, y aplicar en el momento oportuno, de acuerdo a las condiciones climatológicas y tomando en cuenta el estado de desarrollo del insecto-plaga (entre más pequeño es más susceptible a los insecticidas).

 

Información proporcionada por Edgardo Cortez Mondaca , perteneciente al Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP)-Campo Experimental Valle del Fuerte (CEVAF).

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar