Fundación Produce Sinaloa, A.C.

Domingo
27 de julio de 2014
Tamaño
  • Aumentar Tamaño de la letra
  • Tamaño de la letra Automatico
  • Decrementar tamaño de la letra

Siembra y cuidado en vivero de plántulas de papaya

Imprimir

1. Preparación de sustrato. Se realiza a la par, conforme se tiene semilla en germinación. Se puede utilizar peat moss ("tierra para charolas"), vermiculita y lombricomposta en proporción de 10-05-04 partes de cada material, respectivamente; se mezcla homogéneamente el sustrato con ayuda de una pala y se humedece con una solución de Thiodicarb-Semevín (0.5 mL/L) y Propamocarb-Previcur (0.5 mL/L), como tratamiento preventivo para plagas y enfermedades del suelo. De esta forma queda listo el sustrato para llenar las charolas.

2. Llenado de charolas. Se pueden utilizar charolas de unicel de 77 cavidades, que son las más recomendables para no limitar el desarrollo de la raíz de la planta.

   Las charolas se sumergen en una solución de yodo (1.5 mL/L) para desinfectarlas. Posteriormente se llenan con la mezcla del sustrato de forma tal que no quede hueca la cavidad y se dejan listas para la siembra.

3. Siembra. Se separan las semillas conforme germinaron, con la radícula mayor a 0.25 cm, se colocan en una bandeja con una franela húmeda y se siembran en las charolas.

   Se coloca una semilla por cavidad, con la raíz hacia abajo, para facilitar la emergencia y evitar el problema de "raíz de cochino" (raíz torcida, que al momento de la siembra puede trozarse la parte aérea de la planta).

4. Emergencia de plántulas. Las charolas sembradas se llevan bajo condiciones de invernadero, previamente acondicionado con malla sombra del 70%, esto para favorecer la elongación (crecimiento) de tallo. Después de cinco días se puede presentar el 91% de emergencia de plántulas en la mayoría de charolas sembradas.

5. Cuidados de las plántulas en invernadero. Durante el crecimiento y desarrollo de las plántulas se aplican riegos todos los días, sin llegar al exceso de humedad.

   Cuando las plántulas emiten su primera hoja verdadera se comienza a aplicar nutrientes a base de ácidos húmicos y otras sustancias ricas en nitrógeno, a razón de 2 mL/L. Además, se pueden realizar tres aplicaciones de enraizador (2 mL/L) en el riego a intervalos de cinco días.

Para la prevención de hongos (Phythium y Phytophthora) se aplica Carbendazim (0.5 mL/L) y Propamocarb (0.5mL/L) con lo que se evitan en su totalidad problemas de ahorcamiento de tallo (damping off) y otras pudriciones. Se deben realizar dos aplicaciones de urea y nitrógeno, potasio y azufre o NKS (2 g/L de cada material), en intervalos de 8 días, después de 10 días de emergencia de la plántula.

6. Acondicionamiento de plántulas para el trasplante. Cuando las plántulas presentan una altura de 15 cm, se deben trasladar a una área de 40% de sombra, para que se acondicionen al sol y engrose el tallo. Este periodo no debe ser mayor a cinco días.

   Si las plantas estuvieron a 70% de sombra no se deben exponer al sol completamente porque pueden presentarse marchitamientos y/o quemaduras por sol. Con este manejo se asegura un excelente desarrollo de plántulas y listas para el trasplante y en tan solo 25 días después de la germinación.

Nota. Para la inoculación de las plántulas con micorrizas, se recomienda que ésta se realice al momento del trasplante, debido a que es contraproducente aplicarlas al momento de la siembra y aplicar fungicidas para control de enfermedades.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar